Progre, definición y características

progre siente pasión por Che Guevara

Seguro que conoces a algún progre, en persona o en la televisión. Son una plaga.

¿Qué es un progre?

Son los progresistas, cualquier simpatizante de la izquierda política.

Se han apropiado del uso de la palabra progreso. La han estropeado completamente. Sólo es progreso lo que les gusta a ellos. El resto es fascista o facha.

Por desgracia, están hasta en la sopa. En los medios de comunicación son omnipresentes.

Progresismo es a progreso lo que carterista es a cartera.

Características de un progre

  • Se creen superiores intelectualmente, y además, alardean de ello constantemente.

Desprecian cualquier otra idea que no proceda de su clan. Por desgracia, han conseguido la práctica rendición de los «no progres». En el mundo cultural, la supremacía de los progres es casi absoluta. Un ejemplo claro lo tenemos en el cine español (y en el americano).

  • Son incapaces de admitir una derrota electoral.

En España siempre amenazan con «salir a la calle». Pretenden recuperar por la fuerza lo que han perdido de forma democrática. Sólo creen en la democracia cuando les es favorable. Cuando no les gustan los resultados, desprecian a los votantes de los otros partidos. Una pequeña muestra:La izquierda no sabe perder elecciones

  • Llaman fascista o facha a todos los que no piensan como ellos.

Invito al lector a comprobar el significado de fascismo en el diccionario: «Movimiento político y social de carácter totalitario que se desarrolló en Italia en la primera mitad del siglo XX, y que se caracterizaba por el corporativismo y la exaltación nacionalista».

¿Tiene sentido que las redes sociales estén llenas de personas que se autodenominan «antifascistas»? Desde el sentido común, no. Desde la óptima de un progre, soy un fascista porque no pienso como ellos. Pero me repugna tanto Mussolini como cualquier otro dictador.

Eso sí, los progresistas tienen como referente a todas las dictaduras comunistas del mundo.progre llama fachas a los demás

  • Se identifican con los países musulmanes.

De todos es sabido el profundo progresismo que se practica en estos países. ¿Por qué este afecto hacia lo islámico? Porque son, en esencia, antiamericanos.

  • Son antisemitas.

Esta característica procede de su odio a Estados Unidos.

Les encantan los pañuelos palestinos como símbolo de adhesión a la causa y rechazo a Israel.Zapatero con pañuelo progre palestino

  • Sienten admiración por asesinos como el Che Guevara y Fidel Castro.

No les falta una camiseta en el armario con el rostro del Che. Pero esta famosa imagen, se ha convertido en la práctica en una marca comercial capitalista.

progre Che Guevara

  • Utilizan un lenguaje inclusivo bastante ridículo: «compañeras y compañeros», «diputadas y diputados», etc.

Los discursos del PSOE y Podemos parecen monólogos del Club de la Comedia (un nido de progres, por cierto). Están plagados de un «vocabulario progre» que ya aburre: austeridad, casta, identidad local, líderes revolucionarios (son los dictadores comunistas), pueblo, solidaridad, neoliberal, mayoría social, lucha, «la cultura» (es suya, claro), desarrollo ambiental sostenible, acciones de movilidad, generar emprendimientos…

  • Cuando hablan en español, utilizan los topónimos en otras lenguas (catalán, vasco, gallego…)

El caso más habitual lo vemos en los informativos de televisión. Todo el mundo que se planta delante de un micrófono tiene que decir Girona o Lleida. Es absurdo, ¿por qué no dicen London o New York cuando hablan en español? Porque es lo políticamente correcto.

  • Son maestros en el arte de la manipulación. Todo valía para machacar al gobierno de entonces (el del odiado Aznar). Estos son sus mayores éxitos:
    • No a la guerraprogres en manifestación
    • Prestige

manifestación Prestige

    • Manipulación del 11-Mprogres en pásalo 11m

 

  • Les encanta todo lo relativo al «cambio climático» o «calentamiento global». Este punto lo voy a desarrollar un poco más:

Creen que la fuente de todos los males es el capitalismo «salvaje» que genera una contaminación que va destruir el planeta en pocos años. Es un mantra que se va adaptando poco a poco. Comenzaron con el Club de Roma (1968) que estaba empeñado en que los recursos se iban a acabar en pocos años.

Todos sus cálculos eran erróneos. Lo único que deseaban era culpar a los países desarrollados (capitaneados por los malvados Estados Unidos) de todos los males. Curiosamente, no criticaban a un grupo de países que estaban generando desastres ecológicos de manera continuada: los países comunistas. Además, en estos países, el nivel de desarrollo era notablemente inferior al de los países capitalistas. Los progres estaban perdiendo la batalla ideológica por la vía de los hechos.

Después del Club de Roma, con todas sus proyecciones catastrofistas, los progres han ido expandiendo teorías similares. Todas coinciden en señalar al desarrollo económico como el culpable de «la destrucción del planeta».

Durante años, nos machacaron con el famoso «agujero de la capa de ozono». Pero ya no dicen nada del ozono.  ¿Qué ha pasado con el agujero? ¿Era otro timo progre?

Actualmente está de moda la teoría del «cambio climático». Sus defensores omiten deliberadamente las causas naturales (los volcanes, el Sol…) y se centran en culpar a las emisiones generadas por el hombre del «calentamiento global».

Por supuesto que existe un «cambio climático». La temperatura del planeta nunca ha sido estable. Ha fluctuado siempre por motivos naturales que escapan al control humano. Pero culpar al desarrollo, es decir al capitalismo (único sistema económico que genera riqueza y desarrollo) es una tentación para el progresismo.

El siguiente gráfico muestra las variaciones de la temperatura en el hemisferio norte durante los últimos 11.000 años:

timo cambio climático

Como se puede observar, la temperatura de la superficie del planeta es variable. Sin embargo ¿Había coches y fábricas durante la Edad Media y el Imperio Romano? En esas épocas se elevó la temperatura.

Desgraciadamente, esta teoría absurda e interesada, se ha colado en nuestras casas a través de los medios de comunicación. Las televisiones repiten de forma incansable imágenes virtuales con ciudades costeras inundadas por el deshielo.

¿Has visto en la televisión alguna vez a alguien que defienda que la teoría del cambio climático es un timo? ¿A que es bastante infrecuente?

Y no se te ocurra hablar en contra del dogma climático, porque te mirarán como a un hereje.

Pero todavía es más triste que esta teoría esté presente en los libros de texto de los niños españoles. Se presenta como una verdad irrefutable. Por desgracia, los progres se imponen siempre sobre los demás que, acomplejados, callan.

El timo del cambio climático ha sido creado y alimentado por personas de ideología de izquierdas (progres). Su intención es evidente: culpar al capitalismo de todos los males para vencerlo de alguna manera. Recordemos que el sistema comunista ha fracasado en todos los países en los que se ha implantado. Y buscan la revancha como sea.

Entonces, ¿cuál es el fin último de los inspiradores del «cambio climático»? Acabar con el sistema capitalista e implantar un sistema comunista. Y no lo digo yo, lo dicen ellos. Por ejemplo, estas declaraciones de Joan Martínez Alier (catedrático de Economía y «experto en ecología política») y Jorge Wagensberg:

«La vida se extinguirá en la Tierra»

 «Tanto el sistema capitalista como el socialdemócrata no solucionan nada»

Por lo tanto, hay que «Instaurar una economía sin crecimiento aplicando la renta básica, que significa que todo el mundo tenga un mínimo de renta garantizada porque si la economía no crece es difícil que todos tengamos un trabajo remunerado».

Vamos, una dictadura socialista o comunista. Tanto monta, monta tanto.

  • Tienen simpatías y justifican a todos los grupos terroristas. Curiosamente, la mayoría de los grupos terroristas son de extrema izquierda o de ideología islamista.

El progre siente simpatía por ETA, las FARC, los terroristas islámicos que atentan contra Israel o cualquier objetivo «occidental»…

En España, la «pasión» que sienten por ETA es enfermiza.

  • Sienten desprecio por España, por lo que representa, por sus símbolos y por la palabra misma.

Siempre están en el lado de los independentistas. Les «comprenden» perfectamente.

Ven una bandera de España (que representa a todos) y les parece facha. Pero en sus manifestaciones no faltan banderas republicanas (tan preconstitucionales, y por tanto ilegales, como las del águila).

 

Y con este afecto que profesan los progres hacia todos los enemigos de España, termino esta enumeración de características de los progresistas.

¿Añadirías alguna más?

El corto «Rojo Amarillo Rojo» retrata los complejos de los progres en España:

 

Una respuesta a “Progre, definición y características”

  1. En lo único que estoy en desacuerdo es en lo que afecta cambio climático. Aunque halla voces discrepantes, en general, hay consenso a nivel científico de que la acción humana está acelerando el cambio climático. No está claro las consecuencias que esto puede tener, pero, aunque sea por prudencia, debemos limitar nuestras emisiones de CO2. En cualquier caso, echar la culpa del cambio climático al capitalismo es un absurdo. No ha habido economía con menos respeto al medio ambiente como la comunista (vease URSS y China) Por otra parte, los progres también son tan consumistas como el resto de la sociedad, y también han tenido sus gobiernos ¿o no echabamos CO2 en la época de Felipe y José Luis?

Deja un comentario